Nacimiento…

Nacimiento.

Último de tres hermanos, nace el 2 de septiembre de 1942 en un pequeño pueblo de Italia, Mariano del Friuli en la provincia de Gorizia, justo cuando en Friuli, región noreste de Italia, la guerra está bien lejos de terminar. Vive además los problemas familiares de un padre deportado a Alemania y de una madre obligada en desempeñar, sola, la dura tarea de sacar adelante la familia. Ella era hija de un empresario del sector de la silla de entonces y amante de la cultura, pero se vio obligada -en cuanto mujer- a renunciar a estudiar y a trabajar de obrera en una fábrica, no obstante, mandó al hijo primogénito, Mario, a estudiar a Venecia.Luciano Chinese , con tan solo cinco años, dejó su pueblo para transferirse a Grado, y al regresar se sentía ya un poco ajeno a su pueblo…Frecuentó en el mismo la escuela primaria, coetáneo y compañero de clase del que sería luego el entrenador de la selección italiana de fútbol, Dino Zoff, con el cual mantendrá buena amistad.

Con trece años se transfirió a Venecia donde se formará artísticamente,  primero en el Istituto d’Arte, luego en el Liceo Artístico (Bachillerato Artístico). Estudió en la Universidad de Arquitectura y  fue discípulo del Maestro Bruno Saetti en la Accademia delle Belle Arti.


Venecia

Venecia, en aquel período, era una de las ciudades europeas culturalmente más importantes, donde Chinese frecuentó la Fondazione Giorgio Cini , lugar en el cual convergían los intelectuales de la época y tuvo la ocasión de encontrar filósofos como Horkheimer, Marcuse, Heidegger, y los críticos de Arte Bettini, Ivanov, el literato Vittore Branca. En Salzburgo asistió a las clases de Emilio Vedova; en la Universidad de Arquitectura, en un grupo de trabajo, conoció y entabló amistad con Mario Botta, también estudiante; allí tuvo como profesores a los arquitectos del movimiento moderno, Carlo Scarpa, Giuseppe Samonà, Leonardo Benevolo. Siempre en aquel período conoció a Le Corbusier. Conoció y frecuentó artistas como Armando Pizzinato, Virgilio Guidi, Bacci, Morandis, Finzi, conoció al entonces joven Fabrizio Plessi.En aquellos años empezó a exponer sus propias obras en varias reseñas, alternando estancias entre Venecia, donde reside, y Friuli. En Gorizia, en 1962, fue nominado por sus obras para el Premio S.Floriano, formando parte del jurado, entre otros, Silvio Branzi, Gino Morandis y Fulvio Monai. Los galardonados fueron Cesare Mocchiutti y Sergio Altieri.

En 1967 tuvo lugar su primera exposición personal en Folgaria de Trento, región italiana del centro norte.

Mientras tanto, en Venecia, frecuentó los ambientes artísticos y culturales de la época y tuvo ocasión de conocer artistas como Carlo Carrà,  importantes críticos de arte, como Umbro Apollonio, Giuseppe Marchiori, Guido Perocco, Giuseppe Mazzariol, Toni Toniato, Paolo Rizzi y poetas como Giuseppe Ungaretti, Alfonso Gatto, Ugo Fasolo, Mario Stefani; también conoció estudiosos, como Nereo Vianello.

En 1967 abrió en Folgaría de Trento la primera sede de la galería Nuovo Spazio, donde organizó reseñas importantes de artistas, presentando las últimas tendencias de la investigación artística, sobre la base de elecciones operadas en colaboración con famosos críticos de diversa matriz estética: Umbro Apollonio, en aquel entonces director de la Bienal de Venecia, Alfonso Gatto, Luigi Fraccalini, Giuseppe Marchiori y Toni Toniato. Entre los artistas más conocidos, sobre todo por la presencia en la Bienal de Venecia con salas personales, participaron en esta exposición de la galería “Nuovo Spazio”: Ceroli, Marotta, Pozzati y Verna.

En aquellos años en la galería Nuovo Spazio, Luciano Chinese alternó exposiciones colectivas y personales de notable relieve con la presentación de otras formas artísticas, como la poesía. En 1969 organizó el Premio de Poesía, bajo la presidencia de Ugo Fasolo y con un jurado formado por los profesores Luigi Fraccalini, Mario Lucchesi, Toni Toniato, Nereo Vianello y Gino Zennaro. Apasionado de todo lo que concierne las diversas formas del arte, alternaba la propia frecuentación de galerías a las veladas del teatro veneciano la Fenice, adonde acudía asiduamente.

En 1969 Chinese expuso sus obras en Venecia junto con otros artistas y luego en una personal en Udine – Friuli. Participó además en numerosas reseñas en Venecia, en Roma y, finalmente, fue invitado por el director, Pietro Zampetti, a exponer, con una personal en la fundación Bevilacqua La Masa de Venecia. Chinese no expondrá, porque deberá cumplir su servicio militar en la ciudad de Cecchignola, donde, en la Scuola del Genio, realizará una serie de 12 paneles en terracota, representantes la obra de los fabriceris.

La actividad de Chinese en la galería de Folgaría continuó, incansable, con exposiciones personales del futurista Giovanni Korompay y con la primera exposición personal de la pintora Federica Bertino. Chinese seguía viviendo activamente en el mundo artístico, participando en incontables actividades: formó parte del jurado de un premio de pintura en Venecia, con Sergio Molesi y Fulvio Monai, conoció y frecuentó a Giuseppe Zigaina, organizó en Gradisca, invitado por Bruno Patuna, una reseña de gráfica de maestros italianos y extranjeros: Baj, Dalì, Gentilini, Guidi, Korompay, Migneco, Morlotti, Spacal, Volpini y Zigaina. Organizaría mas tarde, en la misma sede, una personal de gráfica de Marino Marini.

En 1971 abrió la nueva sede de la galería Nuovo Spazio en Venecia, que inauguró con la primera exposición póstuma de Crippa, con la participación de la viuda Crippa , Nini Baggini Crippa. En 1974 organizó además en Gradisca una exposición de gráfica de Guidi. En la sede veneciana de la galería Nuovo Spazio continuó organizando exposiciones personales de artistas famosos o de jóvenes prometedores. Conoció a los maestros de la pintura figurativa veneciana: Carlo Dalla Zorza, Aldo Bergamini, Armando Tonello, Santomaso, Girolamo De Stefani y organizó exposiciones de Baj (anfitrión en su casa) , de Manzù y de  Picasso.

Además en la nueva sede veneciana alternaba exposiciones de artistas y escultores a la presentación de poetas. Conoció al fotógrafo Italo Zannier, al escritor Ugo Facco de Lagarda, que sería un asiduo frecuentador de la galería Nuovo Spazio , y al escritor Ezra Pound.

Terminado el servicio militar en Roma, Luciano Chinese regresó a Venecia, donde, aunque ocupándose de la galería, comenzó su carrera de docente, que llevará a cabo en paralelo a la actividad de galerista por veinte años. En la escuela organizó encuentros entre estudiantes, artistas y poetas; también representaciones didácticas interdisciplinarias y exposiciones itinerantes, donde presentó artistas como Mario Abis, Ferruccio Bortoluzzi, Aldo Bresciani, Boscolo Natta, Fiume y Yoichi Ohira.

Organizó en su galería numerosas exposiciones de Giuseppe Zigaina; en ocasión de una de estas exposiciones conoció a las hijas de Feltrinelli, con la madre, señora Dalle Nogare, el sindicalista Trencin y el cineasta Pier Paolo Pasolini. En aquellos años su nombre aparece a menudo en los periódicos, con artículos de Fulvio Monai, Paolo Rizzi, Marino Medeot, y en el cuadro de las galerías venecianas como un joven galerista de punta, que presenta artistas famosos y emergentes y que considera su trabajo como una pasión por el arte, la cultura y al mismo tiempo trata de ser un trampolín para los jóvenes artistas. Expuso numerosas obras de Music, realizó algunas exposiciones de jóvenes “comportamentistas” y de las primeras feministas, conoció a Music y Spacal; fue invitado a casa del escultor Mascherini con Marchiori, donde conoció a la señora Malabotta (coleccionista de De Pisis).

En 1976 Friuli sufrió un fuerte terremoto, que produjo 1000 muertos, arrasando enteros pueblos friulanos. Chinese dejó inmediatamente Venecia para socorrer a su familia, que afortunadamente no fue directamente afectada. Visitó los lugares inaccesibles destruidos por el sismo, junto con su hermano arquitecto, que había sido llamado para inspeccionar y evaluar los daños. En Mariano del Friuli organizó una exposición con setenta obras de distintos artistas (Bortoluzzi, Crippa, Deluigi, Depero, Guidi, Korompay, Hokusay, Tancredi Parmeggiani, Treccani, Vedova, Zennaro, Zigaina) a favor de los damnificados por el sismo.

Es de aquellos años un episodio que, casualmente esta vez, pero con grande satisfacción, lo llevaría a los periódicos venecianos: durante un violento aguacero, Chinese, paseando por la ciudad de la laguna, entró en la iglesia de los Carmini, que había sido reformada poco antes, pero no en el techo, donde vio que entraba agua dañando una preciosa tela de Cima da Conegliano y, llamado de inmediato al párroco, le ayudó a cubrirla con una tela, logrando así su salvación.

Además en 1976 preparó una curiosa exposición itinerante, que, pasando por la galería Nuovo Spazio seguirá en el barco Stradivari, llegado a Venecia; más tarde, una exposición personal de Armando Pizzinato, un encuentro con el poeta Mario Stefani, asiduo frecuentador de la galería, pronto muy amigo suyo, y que presentaría sucesivamente numerosas exposiciones en la misma.

En 1977 participó en la feria Arte Fiera de Bari. En junio del mismo año trasladó la galería desde la sede veneciana de SS. Apostoli a la de via XXII Marzo, muy cercana a la plaza S.Marco. Esta sede, inaugurada con una exposición personal de Giovanni Korompay, se convirtió, con sus cinco pisos expositivos, en un centro culturalmente abierto hacia distintas tendencias del arte, con exposiciones de artistas, escultores italianos y extranjeros, encuentros de música y poesía. En esta sede presentó una importante reseña de esculturas (Las Flores) de Marcello Mascherini y de dibujos, con la presencia del artista y de Giuseppe Zigaina. Aquí, en el centro de Venecia y a pocos pasos de la plaza S. Marco , tendrá más ocasiones para conocer personajes: de hecho encontrará al director de cine Giovanni Poli, y Arnaldo Momo además artista, con el cual presentará el grupo “Poesiaquattro”, que les valió la atención de los periódicos y del alcalde de Venecia, en aquel entonces Mario Rigo, y del pintor Mario Disertori y del cantante, apasionado de arte, Pino Donaggio. Es de 1978 una personal de Hollesch, una de Giorgio Celiberti y en abril regresa al Arte fiera de Bari. En mayo de 1978 Chinese se casó. En julio presentó una exposición de Luigi Veronesi, en noviembre presentó en su galería las “aero pinturas” del futurista Tullio Crali. Organizó además una interesante exposición de esculturas esquimales, ampliamente documentada por audiovisuales y libros y durante la cual Chinese encontró en su galería algunos diplomáticos de Quebec.


En 1979 La Galería “Nuovo Spazio” celebra diez años de actividad.

En 1979 la galería Nuovo Spazio festejó los diez años de actividad: en esta ocasión aparecieron en los periódicos distintas entrevistas, en las cuales Chinese narró el propio modo de entender la profesión de galerista y, para celebrar los diez años, presentó una carpeta de gráfica, editada por la galería, con obras de Bortoluzzi, Korompay y Zigaina, que contenía una especie de manifiesto del galerista, escrito por él mismo: “El por qué un galerista elige”, en el cual muchos artistas e intelectuales de la época estamparon su autógrafo y que fue entre otros publicado en   la  Lonja de los Mercantes, órgano del sindicato nacional de mercantes de arte moderna.

En 1979, precisamente mientras estaba a punto de partir para la Feria de Bari, recibió la noticia de que uno de sus hermanos, Renzo, tuvo un accidente de trabajo y estaba muy grave. En el mismo año nació la primera hija y murió su padre. Estos acontecimientos inspirarían algunos de los escritos más personales del librito ¿Yo Quién?, que en 1981 publicó con la editorial Italia Letteraria , con la presentación de Giuseppe Zigaina. Este librito, en el cual él se presenta con sinceridad, sobre todo como persona que vive el arte en una relación estrecha de simbiosis y a veces de antagonismo con los artistas que presenta o de los cuales va a ver las obras (Andy Warhol, que conoció en aquellos años, Tullio Crali, Giovanni Korompay), le proporcionará cartas de apreciación y de amistad de parte de muchos: los artistas Bortoluzzi y Crali sobre todo, que le escribirá una larga carta (leída, en ocasión de la exposición antológica del artista, en el 2004, después la muerte de Crali, en el Museo Rivoltella de Trieste), el escritor Ugo Facco de Lagarda, el historiador del arte Giulio Carlo Argan, el director de cine Michelangelo Antonioni, Andrea Zanzotto y numerosas recensiones.

Siguió frecuentando artistas y críticos, Enrico Baj, Korompay, Zigaina, Cernigoj, Zajec, del cual hizo una exposición personal, Simon Benetton, Toniato, Marchiori, y conoció a Nurereiev. Participó en los festejos del 90° cumpleaños de Virgilio Guidi, montó una antológica con obras desde 1943 a 1976, en la cual expuso más de ochenta cuadros, de Anton Zoran Music y una exposición de artistas japoneses. Luego organizó una exposición personal de Amanda Lear pintora (ex modelo de Salvador Dalí), a la cual acudieron famosos personajes de la televisión italiana, como el conductor Pippo Baudo y el periodista de telediario Ruggero Orlando. En 1983, la Biblioteca municipal de su ciudad lo invitó a presentarse al publico.

Mientras tanto Chinese, deseoso de un contacto con la naturaleza, recorría en un barquito, cada vez le era posible, las islas de la laguna veneciana o se desplazaba más hacia el noreste, hasta Laguna de Grado, cruzando ríos y canales, con su familia o con amigos, artistas extranjeros, que, en ocasión de exposiciones en su galería, enlazaban amistad y gozaban de un pícnic  en las islas de la laguna. A veces se refugiaba los fines de semana en la casa de sus padres y paseaba o corría en bicicleta por los campos circunstantes y a menudo aprovechaba de la presencia en Friuli de los numerosos clubes de equitación para cabalgar, otras veces, se refugiaba en una casita cerca del mar Adriático, en las cercanías de Eraclea.

En Venecia mientras tanto, cambió casa; continuando a desplazarse y a entrelazar relaciones con importantes coleccionistas friulanos, milaneses, emilianos, a organizar exposiciones. En 1985 falleció la madre, a la cual Chinese estaba muy unido y que él llevaba siempre como ejemplo en la vida por su ternura,  a pesar de su apariencia fuerte y capaz de afrontar situaciones difíciles como las de la posguerra, con un marido sobreviviente del campo de concentración. En el mismo año nació el segundo hijo, Tancredi.

En 1986, en concomitancia con la exposición de Palacio Grassi Futurismo-Futuristi, Chinese organizó una importante exposición de Tullio Crali, con sesenta y dos cuadros. Chinese alternaba a las exposiciones de artistas italianos las de jóvenes extranjeros, entre los cuales, Dabernig,  Benetik, Franz Stäler o del francés Lecloirec, convirtiéndose luego en artistas muy conocidos en sus países de origen y en el extranjero.

Esta intensa actividad de galerista, los incesantes desplazamientos en una ciudad donde todo el mundo se mueve demasiado lentamente y los espacios son limitados, y un cierto pudor en el presentarse al publico como artista, él que “de artistas” tenía que “ser director de cine”, como dice Ernesto Luciano Francalanci en un escrito suyo sobre Chinese, le impidieron llevar a cabo en paralelo su actividad de pintor, que pese a todo desempeñaba, en secreto, dibujando, reflexionando y proyectando.


La Galería en Mestre

Entre 1987 y 1988 Chinese decidió cambiar vida: abandonada la enseñanza, trasladó la galería a Mestre – Venecia para poder moverse más cómodamente sobre la tierra firme, inaugurando la nueva galería con una colectiva con nombres prestigiosos, a las cual seguiría una interesante exposición de Tancredi Parmeggiani. Trasladada su residencia a su ciudad de origen, Mariano del Friuli, no por nostalgia (seguía viajando, dirigiendo la galería en Mestre – Venecia y manteniendo relaciones con galeristas, artistas y coleccionistas venecianos), sino para permitir a sus hijos que vivieran la infancia en contacto con la naturaleza y además para instalar  su propio estudio en una casa espaciosa y poder así retomar la actividad de pintor.

En 1989 la galería Nuovo Spazio presentó en Arte Fiera de Roma obras de Afro, Músic y Zigaina. En 1990 presentó a Zigaina en Artefiera de Boloña y organiza, en la Biblioteca Municipal de Mariano del Friuli un encuentro con Zigaina, que presentó su libro Pasolini entre enigma y profecía.

Mientras tanto Chinese volvió a pintar asiduamente, experimentando técnicas distintas: óleo, “polvos preciosos”, “oros flotantes sobre trasparencias ultramar”, como dice Giuseppe Zigaina en su breve presentación de 1991. Chinese pintaba sujetos diversos, a menudo ligados a experiencias de su vida, experiencias culturales, procedentes del ambiente veneciano, como en la serie de las “teorías bizantinas” o en la “catedral lagunar” o en estados de humor, en fuertes impulsos emotivos. En 1991 estalló la guerra del Golfo: la emoción de este terrible evento, visto en la contraposición entre la delicadeza de un paisaje y la violencia que se desata, inspira algunas de sus obras.


En 1991Chinese se decide a aparecer de nuevo en público

En 1991 Chinese decidió presentarse de nuevo en público como artista, pero lo hace con discreción, casi para tamizar en secreto las primeras reacciones del publico. Se presentó en Milán en casa de un amigo, Paolo Barozzi, galerista, hijo de famosos anticuarios y ex-colaborador del Museo Guggenheim de Venecia, autor del famoso libro sobre Peggy Guggenheim publicado recientemente, quien lo puso en contacto con un público atento y culto. En 1992 estuvo presente, como pintor, en Arte Fiera de Pádua y en 1993 y en 1994, en Arte Fiera de Pordenone – Friuli.

Mientras tanto Chinese continuaba su actividad de galerista en Mestre – Venecia, con exposiciones de relieve, como la de Mimmo Rotella en 1993 y recibía a los amigos en Mariano, en su propio domicilio. Lucienne Kilian, galerista francés, de la galería Denise René ; abrió su casa a artistas de su galería y organizó un encuentro con Tullio Crali, que, en Mariano, en la casa de Chinese, delante a una cuarentena de personas invitadas, se presentó a sí mismo y declamó (cosa que él hacía muy raramente) las poesías de Marinetti. En aquella ocasión, la hija de Chinese, Dunia, que desde unos años estudiaba danza clásica y que continuaría luego hasta entrar en la escuela de Reggio Emilia de Liliana Cosi y Marinel Stefanescu, homenajeó al artista con un ballet, sobre músicas de Duke Ellington. A partir de aquel momento Chinese comenzó a asociar a las exposiciones conciertos de varios músicos y espectáculos de danza de distintos cuerpos de baile.

Mientras tanto los cuadros de Chinese comenzaban a entrar en importantes colecciones y en las subastas: Casa d’Aste Stadion de Trieste en 1993.

En 1994 el Ayuntamiento de S. Giovanni al Natisone – Udine, Friuli, organizó una gran exposición personal de sus obras en Villa de Brandis. La exposición, que duraría todo el mes de mayo, se inauguró con un concierto de la soprano Martina Meo , del conservatorio Benedetto Marcello de Venecia y del pianista Angelo Fabris, con el ballet del Piccolo Teatro de Udine y, después de un refresco, con un concierto vespertino del Quartetto Barocco de Venecia. Luego, cada sábado, durante toda la exposición, hubo conciertos.

Después de esta experiencia Chinese fue llamado a tomar parte, como socio fundador, del Progetto Musica, de Monfalcone – Trieste, Friuli.

Después de mostrarse en su papel de artista, Chinese fue invitado a distintas exposiciones: en Castelfranco Veneto, en Udine y luego entró a formar parte del grupo veneciano de la Nuova Valigia ( la Nueva Maleta ). Se trataba de un grupo de artistas que, inspirándose el antiguo grupo de La Valigia, volvió a encontrarse en citas vespertinas y convites en el restaurante Alla Nuova Valigia en la Calle dei Fabbri, en Venecia, donde cada pintor, después de haber pintado, como quería la tradición, una parte de una maleta, proponía una de sus obras en los numerosos paneles del local a tal efecto dedicados, y donde además al mismo tiempo se presentaban obras literarias, poéticas y musicales.

Chinese, mientras tanto, seguía frecuentando los ambientes artísticos y en la Bienal de Venecia conoció a Robert Rauschenberg. Abrió su propia casa a los artistas: esta vez se trataba de un encuentro con el pintor Ennio Finzi, siempre bajo el eslogan de “Encontrémonos con Luciano…una copa en compañía con las ideas de…”, como había sido con Tullio Crali.

Paralelamente, Luciano Chinese afronta en sus obras una nueva temática: el árbol. Se trata de árboles antropomorfos. “El árbol indica la soledad del individuo y además con la contorsión de sus ramas, simboliza la lucha por la vida, el sufrimiento”.

Paolo Rizzi añade: – “…indica ciertamente una pulsión hacia el alto, una fuerza expansiva; y -¿porque no?- la presencia invisible de sólidas raíces. Pero las ramas se convierten en nervaduras de catedrales góticas: …surge no raramente…un deseo que…nos aparece complementario: el orden. No pocos cuadros están construidos con estructuras ortogonales hechas de piezas bien calibradas de color. Una arquitectura y el espacio…”-

En 1995 Chinese expuso en Venecia, en el Palazzo delle Prigioni Vecchie, en S.Marco, junto al Palazzo Ducale. Aquí también, el día del la inauguración se ofreció un concierto para piano, balletes clásicos y lectura de poesías. En el mismo año fue invitado a exponer en Austria, en el Castillo de Gmünd.

En aquel período Luciano Chinese descubrió y adquierió en Friuli, en un pequeño barrio de Taipana, un antiguo molino, transformado en vivienda, que da al torrente Cornappo, a lado de una límpida cascada. En este que considera un paraíso (agua potable, hay truchas y langostinos de río) organizará encuentros, espectáculos y exposiciones de escultura al aire libre. La emoción de volver a encontrar una naturaleza incontaminada, él, que se pasó casi toda la vida en la ciudad de piedra, Venecia, pensaba ya fuera algo imposible. Este encuentro emotivo con una naturaleza casi primordial constituyó momento de inspiración a una serie de obras pictóricas.

En 1996 Chinese expuso en la Villa Nazionale Pisani de Stra (Venecia), en las riberas del Brenta. Acompaña la inauguración esta vez un espectáculo de danza clásica.

En 1997 el Ayuntamiento de Pordenone le invitó a una exposición en Villa Galvani y luego expondrá con un stand en Rubano, en la provincia de Padua. En el mismo año tendrá una personal en la galería Artisti Oggi de Dossobuono (Verona) y luego en el Kursaal de Abano Terme -Padua, con el patrocinio del Ayuntamiento, de la Azienda di Promozione Turistica y del Assessorato ai Beni e Attività Culturali.

En junio del mismo año Chinese organiza, en su galería de Mestre-Venecia, una importante exposición, dedicada a los Spazialisti Veneti (Espacialistas Vénetos), con obras de Bacci, De Luigi, De Toffoli, Finzi, Fontana, Gaspari, Gasparini, Guidi, Joppolo, Morandis, Rampin, Tancredi Parmeggiani y Vinicio Vianello. En diciembre, presentó la exposición de un nuevo movimiento artístico: el Iper-spazialismo (Hiper-espacialismo).

En 1998 Chinese presentó sus propias obras en Udine, en el Centro Friulano Arti Plastiche, unos setenta cuadros que documentaban su investigación pictórica de los últimos cinco años. Dos son los temas de fondo: en primer lugar los árboles y en segundo lugar el de las catedrales. Es casi una dialéctica entre naturaleza e intelecto, entre el susurrar de las frondas y la medida de las ojivas góticas; pero es además una integración que quiere llevar a una globalidad de experiencia humana, tensa hacia la luz y por lo tanto hacia la espiritualidad” (Paolo Rizzi y Enzo Di Martino, Il Gazzettino del 26 de enero 1998).

En febrero Chinese se asomó de nuevo al mundo de las subastas: Fidesarte, Venecia-Mestre, (16a edición). Fue invitado a exponer luego en la galería La Fenice de Udine, en el curso de una reseña de artistas que han tratado, en sus obras, la alegoría del árbol. Más tarde expondrá, en la misma galería, junto con nombres famosos, como Giorgio Celiberti, Fred Pittino, Bruno Vallan.

Abrió su propia casa de Mariano al Movimiento Iperspazialista, para el tradicional encuentro del 25 abril del movimiento, dedicado al árbol de la Poesía.

En el mismo año Chinese tendrá una gran exposición personal en Trieste, en el Castillo de S. Giusto. Aquí, justo después de los árboles y de las catedrales, se produjo un nuevo desarrollo de la temática de Chinese, que continuará experimentando en absoluta libertad, declarando él mismo que no quiere liarse con un tema en concreto o con una técnica, es decir un “logo” que lo distinga. Desde los árboles antropomorfos de Chinese, surgen las figuras, de las “mujeres – árbol” que fatigosamente salen de troncos, como en una especie de nacimiento de Venus, sufridas, pero incapaces de liberarse totalmente del enredo de las ramas y del tronco. “La pintura del artista, muy coloreada, liga, en el dirigir su atención a una “especialidad” abstracto-figurativa, un fuerte pathos a una placentera liquidez de efectos…obras…de signo seguro y de solar expresividad” (Lorenzo Michelli, Il Piccolo del 5 de agosto de 1998).

En 1999 Chinese expuso en Gorizia, en la Biblioteca Statale Isontina. En el mismo año fue invitado por el crítico de arte Enzo Santese a exponer en una reseña organizada en Lignano – Udine y en octubre será el turno de una importante exposición, organizada por la empresa del estado italiano de Ferrocarriles, en el ámbito de las celebraciones del año 2000, en Villa Ca’ Zenobio, a las puertas de Treviso, donde Chinese expuso obras que salen “desde la imagen emblemática del árbol como elemento vital, por lo tanto con un fondo simbólico – expresivo que se devana además y sobre todo en el esplendido resalto de la luz – color” (Paolo Rizzi y Enzo Di Martino, en Il Gazzettino del 25 octubre 1999).

Los finales de 1999 están marcados para la familia de Chinese, por la muerte improvisa de algunos parientes, entre otros el suegro, periodista televisivo y escritor Mario Ancona y luego por la enfermedad y muerte, en 2000, de un hermano de Luciano Chinese , Renzo (al cual  dedicará uno de sus cuadros más sentidos y pictóricamente poéticos).

Los problemas familiares, y además la apertura, en 2000, de una segunda sede de la galería Nuovo Spazio en Udine, lo alejan por un largo período del trabajo de pintor.